No es una pregunta sencilla, pero sí son unas respuestas divertidas. La lecha materna sabe a “luna” y “amor” según el estudio “¿A qué sabe la teta de mamá?”.

El estudio ha sido realizado en el Hospital Universitario Infanta Cristina de Parla con niños de entre 2 y 6 años que continúan mamando y que pretendía conocer cómo perciben los lactantes la tomas que realizan.

Está basado en un cuestionario de 20 puntos que debían contestar las madres trascribiendo las respuestas de sus hijos y cuyas conclusiones revelan que asocian el sabor de la leche materna con “sabores deliciosos, cariño y seguridad”, ya que obtienen “placer y calma en momentos de angustia” y se vincula el acto de mamar con el apego a la madre.

La leche materna sabe a “amor”

Son muchas las respuestas aportadas, pero las autoras del estudio, enfermeras y matronas del centro, han recogido 62 sabores diferentes que van desde “leche” y distintas frutas a sensaciones como “amor”, “colonia”, “mamá”, “luna” o “rica”, marcando muchos de ellos el dulzor como característica del sabor que notan al tomar leche materna.

Al ser preguntados por lo que más les gusta del acto de mamar, los pequeños respondieron mayoritariamente que “la leche”, seguido de iconos relacionados con la afectividad como “el calorcito, el cariño o seguridad, el olor de mamá, tranquilidad o mamá te quiero”.

Según las autoras del estudio, presentado como Póster Moderado en el Congreso Nacional de Lactancia Materna de 2017 y premiado por la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), los datos recabados coinciden con la documentación científica publicada hasta la fecha, que concluye que los niños alimentados con leche materna durante más tiempo presentan una “mayor facilidad en funciones ejecutivas, planificación, inteligencia social, emocional y con el lenguaje e incrementa su interés por las relaciones sociales”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here