Es de agradecer que haya restaurantes kidfriendly en Madrid que faciliten que los padres puedan disfrutar de una buena comida en un espacio agradable y además puedan permitirse el lujo de despreocuparse de dónde y cómo tendrán que cambiar a sus pequeños. En “Madrid para Niños” te proponemos una lista con más de doce restaurantes de moda con cambiadores, más allá de las grandes cadenas de restauración adaptadas para los peques, en donde comerás de vicio, sorprenderás a tus amigos y familiares, y todo ello teniendo a los niños limpios y felices gracias a los cambiadores.

  1. Orgaz. Avda de los Andes s/n esquina Avda, del Arroyo del Santo (91 320 08 22) Uno de los it de Orgaz es su gran terraza donde poder picar algo y disfrutar de las noches mágicas de Madrid pudiendo aparcar el carrito sin problemas. Su decoración está muy cuidada y damos gracias de que no sea el típico restaurante que sólo se centran en ello y luego en su cocina no tengan tanta dedicación. Destaca en el interior del restaurante sus grandes ventanales que pueden abrirse dando sensación de estar en una terraza igualmente. En Orgaz hay ambientes para todos los gustos ya que también cuenta con un espacio de barra y una zona de mesas altas para comidas más informales. Lo mejor es su sala de lactancia, equipada con lavabo, sillas, sofás orejeros y un cambiador de lujo. El ticket medio es de 35 euros.

    Sala de lactancia restaurante Orgaz con cambiador
  1. Filandón. Carretera de El Pardo a Fuencarral, Km. 1.9 (91 734 38 26) Restaurante de ensueño tanto para parejas y familias sin niños como para aquellas familias que quieren disfrutar de una gran comida con los más peques. Es tan amplio el restaurante que la tranquilidad para los que no tienen peques está asegurada. Filandón cuenta con un gran jardín, un parque con césped y columpios, así como baños adaptados para los más peques y un cambiador de lujo. La decoración es ideal, cuenta con unas amplias instalaciones y una carta con productos de alta calidad de la que podrás disfrutar en este restaurante ubicado en pleno Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y casi sin salir de la ciudad.  En Filandón hay varios salones y dos zonas al aire libre una que dan a la zona de juegos infantiles y otra más tranquila como os decíamos. Cuenta con un servicio excelente, un ticket medio por persona de entre 35 y 40 euros y tiene aparcamiento propio.

    Restaurante Filandón
  2. Paulino de Quevedo. Jordán, 7 (91 591 39 29) El restaurante Paulino de Quevedo, en pleno centro de Madrid, es un restaurante familiar que nace en los años 50, donde la creatividad y la tradición marcan el camino de la carta. Es un restaurante de tipo de cocina de mercado y lo mejor es que el baño para minusválidos se ha instalado un cambiador para poder tener limpitos a los más peques para la tranquilidad de los padres. Un restaurante madrileño con encanto con un servicio impecable y en el que destaca su amplitud debido a las cristaleras por las que entra la luz natural. Algunas de las sugerencias de la carta son los chipirones rellenos de verduras a la plancha, el tournedó de atún con chutney o milhojas de rabo de buey con jugo de chirivías y de zanahorias. El ticket medio del restaurante ronda los 25-30 euros.

    Restaurante Paulino de Quevedo
  3. Mercado de San Antón: Augusto Figueroa, 24 (91 330 07 30) Hablamos de un mercado singular de la capital en el que los padres pueden ir de tapeo con los pequeños despreocupándose de pensar donde cambiar al niño ya que el restaurante “Cinco Jotas. La Cocina de San Santón” que está dentro del mercado cuenta con un cambiador. Y es que este espacio ubicado en pleno barrio de Chueca, es una caja de sorpresas que merece la pena visitar en la que poder comprar productos perecederos de calidad, como frutas, verduras o embutidos, como comer y tomarse una copa en su terraza. Además, antes de entrar a los baños generales del mercado hay unas mesitas altas blancas grandes que también son utilizadas por los padres para cambiar a los niños puesto que son cómodas. El precio medio por persona depende del puesto que elijas para comer y si vas al restaurante el ticket medio ronda los 25-30 euros por persona.
Mercado de San Antón
  1. La Familiar. Plaza de la Encina, 10 -Tres Cantos (91 806 30 96) Tal y como indica su nombre, y su filosofía kids, este restaurante quiere dar cabida a todos los tipos de familias. Y es que La Familiar es un restaurante que lleva más de diez años cuidando a sus clientes y a sus hijos para que unos, los padres, puedan disfrutar de una tranquila sobremesa mientras que los otros, los más pequeños lo pasen pipa en su parque infantil. En La Familiar disfrutarás de la mejor gastronomía tradicional renovada, con una Ensalada de Espinacas y Queso de Cabra y un Foie que quita el sentido, y que además cuentan con tronas, sala de lactancia, cambiadores en ambos baños, parque infantil para niños de 2 a 12 años y menús infantiles disponibles tanto para fin de semana como para cumpleaños o celebraciones. El ticket medio ronda los 30-35 euros por persona.
Sala infantil del restaurante La Familiar
  1. Nice to meet you. Dear Hotel Madrid. Gran Vía, 80 (638 90 85 59) Se trata de un moderno restaurante que se encuentra en las alturas del Dear Hotel y que cuenta con unas espectaculares vistas 360º de la Casa de Campo, el Palacio Real y todo el centro de Madrid. Nice to meet you, sorprenderá a tus acompañantes tanto por su cocina actual y cosmopolita como por su sky lounge, ideal para tomarse una copa de manera distendida mientras que contemplas una puesta de sol. Y lo mejor de todo es que el restaurante cuenta con tronas y cambiador en el baño para que los papis se queden tranquilos con la limpieza del pañal de los pequeños. El precio medio ronda los 35 euros.
Restaurante Nice to meet you
  1. Costello Río. Plaza del General Maroto, 4 (91 473 72 05) Es un restaurante ideal para comer con niños que se encuentra cerca de El Matadero y del Madrid Río. Costello Río tiene la cocina abierta todo el día: desde desayunos, meriendas con los peques, comidas a base de un menú económico que varía cada poco tiempo y todo en un espacio para cenar o tomar una copa con los amigos o familiares. Y es Costello Río es un acogedor local en el que predomina la madera y la vegetación que adorna muchas de sus zonas iluminadas con la luz natural que entra por sus amplias cristaleras. También tiene zona de terraza donde poder dejar los carritos de bebés (en el interior también hay hueco) y cuentan con tronas, cambiador de pañales en el baño de minusválidos y menú para niños. El ticket medio ronda los 25 euros.
Restaurante Costello Rio
  1. Mad Planet. Antracita, 11 (91 649 50 85) Mad Planet, aunque sólo abre de jueves a domingo, es un restaurante ideal para ir con peques de estilo americano que cuenta con una Kids Zone, un espacio donde los niños de 3 a 9 años pueden disfrutar de talleres y actividades y están supervisados durante la comida y/o cena por los monitores del local. Así, padres y peques pueden disfrutan de su visita a Mad Planet. Los baños cuentan con cambiadores y hay dos específicos adaptados a los más peques. El ticket medio ronda los 20-25 euros.

  1. Fuentearcos. C/ Rivas, s/n (91 776 55 17) Fuentearcos es un restaurante ubicado en una preciosa finca, a tan sólo 10 kilómetros de Madrid, ideal para celebrar una boda, comunión o bautizo. Pero no sólo es ideal para ceremonias sino también para comidas o cenas con familiares o amigos ya que cuenta con amplios jardines, grandes salones y carpas para disfrutar al máximo de los días veraniegos y primaverales. En su carta, muy mediterránea, caben destacar las Verduritas de la Huerta en Tempura con Langostinos Thai, el Surtido de Croquetas así como el Solomillo al Foie o la Presa Ibérica. Lo más importante es que tiene cambiador en los baños para la tranquilidad de padres. El precio medio ronda los 35-40 euros.
Restaurante Fuentearcos
  1. La Burguesita. Avda. Infante Don Luis, 15 – Boadilla del Monte (666 43 19 38). Muy cerquita de Madrid, en el municipio de Boadilla del Monte, nos encontramos con un restaurante kidfriendly con “hamburguesas de autor para grandes y pequeños”, como anuncia su carta. Un restaurante con zona infantil con monitores y baños adaptados con cambiadores. Un restaurante muy familiar, con una carta sin pretensiones, donde los papis podrán tener una sobremesa tranquila. El precio medio ronda los 30 euros por persona y avisamos que las hamburguesas están muy ricas.
Restaurante La Burguesita
  1. El Mesón de Fuencarral. Carretera de Colmenar km. 14,5 (917 34 10 19) Restaurante mítico de la capital especializado en platos tradicionales castellanos entre los que destacan los huevos rotos, las croquetas o el escalope. Un restaurante ideal para los meses de verano con vistas a la sierra madrileña que cuenta de una terraza espectacular, tronas, zona infantil y cambiadores en los baños. Ideal para una comida familiar o con amigos y donde destaca su buen servicio. El precio medio ronda los 35-40 euros.

    Restaurante El Mesón de Fuencarral
  2. Claravia Sanchinarro. Hotel Novotel Madrid Sanchinarro. Sanchinarro, 15 (91 302 49 97) Este restaurante se encuentra dentro del Hotel Novotel. Se trata de un restaurante que cuenta con actividades de ocio infantiles, un plan ideal para toda la familia. De hecho, los fines de semana tienen servicio de animación para los más peques durante la sobremesa. Además el local cuenta con tronas, cambiador y todo tipo de facilidades para padres e hijos como amplios espacios para dejar los carritos. También disponen de El Rincón del Bebé, con microondas y calientabiberones, un gustazo en toda regla.

    Restaurante Claravía Sanchinarro
  3. La Barra de Pelotari. Palas del Rey, 38 (91 427 02 17) La Barra de Pelotari ha venido para conquistar el barrio de Las Tablas en Madrid y parece que lo está consiguiendo. Pocos peros se le puede sacar a este restaurante tradicional de cocina vasco-navarra que cuenta con una carta muy cuidada y sofisticada pero manteniendo los platos clásicos de siempre. Cuenta con platos clásicos, entre los que destacan unas croquetas tanto de jamón como de Idiazabal de impresión, así como un Pastel de Puerros y una Brandada de Bacalao que quitan el sentido. Además su carne, para compartir, merece la pena y mucho. Lo mejor de todo es que se trata de un restaurante muy amplio, apto para carritos, con terraza para que los peques más juguetones puedan correr al aire libre y cambiador en el baño de mujeres.

    Restaurante La Barra de Pelotari

Un artículo de María Hernando, directora del gastroblog Mesade2.