Cuando eres padre o madre, lo más importante en tu vida, la prioridad número uno, pasa a ser el cuidado de tus hijos. Y ahora en vacaciones, hay que tener especial cuidado con la seguridad en las playas y piscinas.

481 personas fallecieron ahogadas el pasado año en España, de las cuales 24 tenían menos de 14 años y sus muertes fueron, como en la mayoría de los casos, totalmente evitables. La causa principal de estos ahogamientos es el despiste y el desconocimiento que los padres tienen acerca de la seguridad en playas y piscinas. Apenas hay campañas ministeriales que adviertan de los peligros del agua, un medio que puede ser muy hostil para todos, pero sobre todo para quienes no saben nadar.

La primera y más importante medida de precaución es la vigilancia por parte de los padres en todo momento. La mayor proporción de ahogamientos se produce en piscinas privadas y sin socorrista. Sim embargo, es muy importante que los padres tengan presente que el socorrista no es un niñero o niñera y que no puede prestar atención completa a un niño que no sepa nadar, ya que tiene que controlar una piscina entera. Los padres tienen que vigilar a sus hijos tanto si no saben nadar como si están aprendiendo. Un niño puede tardar apenas 10 segundos en ahogarse, lo que se tarda en mirar la pantalla del móvil o en ir a por algo al bolso.

LOS FLOTADORES, MANGUITOS Y CHALECOS NO EVITAN LOS AHOGAMIENTOS

seguridad en las playas y piscinasSe trata de materiales que dan una falsa sensación de seguridad. Los niños creen que por llevar manguitos o chalecos pueden meterse en piscinas grandes y estar solos sin sus padres, que en mucho caso creen igual. Todos los sistemas de flotación incluyen etiquetas que explican que no protegen del ahogamiento. Los chalecos son el material más recomendado, pero no impiden que el niño pueda sumergir la cabeza y ponerse nervioso.

El desconocimiento es muy peligroso, por ejemplo, la mayoría tiende a pensar que bañarse en una playa en una zona sin olas es menos peligroso que bañarse en la zona de olas. Sin embargo, que el mar esté en calma total puede implicar que haya corrientes de retorno que empujan hacia dentro del mar.

RECOMENDACIONES PAR UN BAÑO SEGURO

La Asociación Española de Técnicos de Socorrismo y la Escuela Segoviana de Socorrismo han elaborado una guía.

Lo primero es elegir siempre una zona de baño con socorristas y supervisar a los niños constantemente, deben estar siempre a la vista y a nuestro alcance. Es importante evitar y eliminar las distracciones. En caso de disponer de piscinas domésticas, es necesario asegurarse de que los niños no pueden acceder.

Como mecanismo de protección, lo más adecuado es usar chaleco, aunque su uso no exime de la supervisión. Es altamente recomendable que los niños vayan a clases de habilidades acuáticas. También deben tener conocimientos sobre seguridad en el agua y como padres es importante saber cómo actuar en caso de emergencia. Además, se recomienda conocer la maniobra de RCP (Reanimación Cardio Pulmonar).