Gonzalo Zafra, de 9 años, se ha convertido en el ganador del certamen internacional Ideas para Escuchar de MED-EL, empresa líder en innovaciones de soluciones auditivas. Coincidiendo con el Día Internacional del Implante Coclear, se ha celebrado un certamen de clausura de esta edición. Un concurso para niños de todo el mundo de entre 6 y 12 años donde se buscan ideas creativas para mejorar la calidad de vida de personas con pérdida auditiva.

Al nacer, Gonzalo fue diagnosticado de hipoacusia neurosensorial severa profunda en el oído izquierdo. “La hipoacusia es la disminución o pérdida de la capacidad auditiva. Es la alteración sensorial más frecuente en el ser humano”, explica una pediatra a Madrid para Niños. “En nuestro caso, se trata de una hipoacusia de tipo neurosensorial, es decir, con afectación del oído interno o cóclea, que es incapaz de cumplir su función de transformar las ondas sonoras en impulsos eléctricos”, continúa.

A los 3 años, dejó de escuchar por completo de dicho oído. “Nosotros ya estábamos muy pendientes de la audición de Gonzalo porque tenía una pérdida unilateral profunda. Siempre que tenía una otitis en el oído con el que sí que oía bajaba un poco su calidad de audición por lo que fue fácil el día que dejó de oír por completo. Al principio él sí que dijo “no oigo.” Luego no entendía muy bien que le pasa pero sí que nos transmitía que no oía”, explica Cristina, la madre de Gonzalo.

P: ¿A quién se le ocurrió la idea de presentaros al concurso Ideas para Escuchar?

Gonzalo: La idea me la dieron mis logopedas, mis padres y las audioprotesistas.

P: ¿Y cómo surgió la idea de crear a RONDIS?

G: Se me ocurrió viendo las películas de Marvel ya que a mí me gustan mucho los superhéroes. Vi como J.A.R.V.I.S. tenía mucha inteligencia y molaba mucho, entonces se me ocurrió hacer ese mismo J.A.R.V.I.S. pero en mi dispositivo Rondo 2. Pensar esa idea me costó un poco.

P: ¿Por qué le quisiste poner ese nombre?

G: Como Rondo 2 es el nombre de mi implante y yo me basé en Jarvis, hice ese juego de palabras.

P: ¿Qué beneficios crees que puede ocasionar que los niños puedan llevar un RONDIS con ellos?

G: Que puedan hacer cosas que antes no podían hacer por ejemplo, que cuando llueva, les avise y así nos se mojen los audífonos. También recordar lo que tienes que hacer según tu calendario o recibir mensajes directamente de los padres.

P: ¿Qué les dirías a todos aquellos niños, y también adultos, que tienen pérdidas auditivas?

G: Que no se preocupen, que vayan al médico y que seguramente se resolverá sea grave o algo menor.

P: Sabemos que te gusta mucho hacer deporte, ¿cuál es tu favorito?

G: Mis deportes favoritos son el hockey y los patines.

P: ¿Puedes hacer deporte con el implante sin ningún problema?

G: Aunque puedo hacer bastantes con el implante puesto, hay otros, en los que depende de si el casco es pequeño o no. Por ejemplo, cuando voy en bici, como el casco que tengo me cabe bien, puedo llevar el implante sin problema. En los que el casco es más pequeño, me lo tengo que quitar.  

P: Y ahora que todos tenemos que llevar la mascarilla, ¿es más difícil para ti entender a las personas cuando te hablan?

G: Sí, me cuesta mucho más entenderlas que antes.

Debido a la situación por el COVID-19 en todo el mundo, este año el concurso se ha centrado en los niños que asistían al colegio desde casa y en los padres que tenían que apoyarlos. La iniciativa ha resultado ser una gran oportunidad para que las familias participaran en una actividad educativa y divertida que pudieran realizar juntos mientras estaban en casa, así como fomentar la comprensión de todos ante los desafíos asociados a la pérdida auditiva y la importancia de su tratamiento.

Cristina, la madre de Gonzalo, considera que “este tipo de concurso les hace mucha ilusión, les ayuda con su autoestima. Al final, son niños que están muy acostumbrados a trabajar duro, a luchar mucho y cualquier estímulo positivo les viene bien”.

En cuanto a la dificultad para comprender con la mascarilla, Cristina explica que “Gonzalo no se apoya en signos ni en otro tipo de medidas pero sí que le insistimos mucho en que si algo no lo ha entendido o no lo ha escuchado bien que no tenga ningún problema en pedir que lo repitan“.

La hipoacusia y el implante coclear

La hipoacusia infantil afecta a entre 3 y 5 por cada 1.000 nacidos vivos, y el 80% de estos casos está ya presente en el periodo neonatal. “En la actualidad, disponemos en España de un Programa de detección precoz de la hipoacusia en el recién nacido. Su objetivo era hacer un cribado universal (a todos los recién nacidos) para identificar lo antes posible los casos sospechosos de hipoacusia. Son pruebas sencillas e indoloras; se realizan habitualmente a las 48 horas de vida”, señala la pediatra.

En cuanto al implante coclear, “es un dispositivo electrónico que sustituye la función del oído, es decir, recoge los sonidos, tras procesarlos los transforma en estímulos eléctricos y los conduce hasta unos electrodos que se colocan en el interior de la cóclea (oído interno), donde estimulan al nervio auditivo, sano, que ejerce su función de transmitirlos hasta el cerebro. Se coloca mediante una operación quirúrgica”.

Este tratamiento es fundamental para el desarrollo del lenguaje hablado, y los resultados están en relación directa con la precocidad de su implantación.

Fuente: Fundación Ayúdame a escuchar, Clínicas para oír mejor Infografía: Erickson Hidalgo