El tradicional mercadillo navideño celebrado en la Plaza Mayor de Madrid tiene planeado volver este año con un 50 % de los puestos en comparación a otros años, siempre que las circunstancias lo permitan. El mercadillo de Navidad permanecerá abierto al público desde el 27 de noviembre hasta el 31 de diciembre y su horario será de lunes a viernes de 10:30 h a 21:00 h y los sábados, domingos y festivos de 10:30 h a 22:00 h.

Desde hace más de 100 años, este mercadillo se ha convertido en una cita obligada para madrileños y visitantes y en una actividad más con la que disfrutar de la Navidad durante las últimas semanas del año. Y como novedad, este año su instalación contribuirá a fomentar el comercio y la hostelería de la zona, muy castigados por la crisis económica y sanitaria con motivo de la COVID-19.

De esta manera, los 56 puestos, que conservarán una decoración similar a la de los mercados navideños del norte de Europa con tejados puntiagudos y de color rojo, tendrán una nueva distribución que cumplirá con las medidas higiénico-sanitarias. De igual manera, los 12 puestos habituales de venta de abetos navideños también estarán regulados por la perimetración y el control de aforo. Este control lo realizarán profesionales que velarán para que no se produzcan aglomeraciones de visitantes y para que se respeten las normas de seguridad que las autoridades sanitarias determinen.

Además, por primera vez y dada la crisis por la que está atravesando el sector, el Ayuntamiento de Madrid bonificará el 100 % de las tasas a los puestos del mercadillo de Navidad, lo que equivale a un importe cercano a los 12.000 euros.

mercado navideño
Mercadillo de Navidad de Madrid

Convivencia entre la hostelería y el mercadillo navideño

Otra de las novedades para este año, las terrazas convivirán con los puestos del mercadillo en la plaza Mayor, lo que permitirá hacer una pausa para degustar las variedades gastronómicas de la zona. Para la correcta ubicación de ambas partes, las terrazas retrocederán 1,5 metros.

La coexistencia del mercadillo navideño y de las terrazas ha sido posible gracias a la colaboración de ambas partes, afectadas por los controles de aforo y la reducción de los horarios comerciales, con el objetivo común de contribuir a la reactivación de la economía del distrito y de la ciudad de Madrid.