Los niños han sido unos de los grandes afectados por la pandemia. Han tenido que cambiar de modo radical todas sus rutinas y comprender qué estaba ocurriendo en el mundo. Por este esfuerzo y constancia, este año, serán los niños de Madrid los que recibirán la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo, un reconocimiento que hace el Gobierno autonómico a personas o instituciones con conductas ejemplarizantes que han destacado por su servicio a la ciudadanía en diferentes ámbitos.

“Daremos para el próximo Dos de Mayo a todos los niños de la Comunidad de Madrid la Gran Cruz, a los que les queremos agradecer el trabajo y el esfuerzo y el ejemplo que nos han dado a todos, sobre todo en clase, y cuando han estado fuera de ella durante la pandemia”, señalaba Díaz Ayuso.

 “Son los que mejor se han portado durante la pandemia. De hecho, ha disminuido la gripe, las paperas, la bronquiolitis y gracias a los niños. Gracias a su esfuerzo hemos salido en Madrid de esta circunstancia”, ha reiterado.

En esta ocasión, la Gran Cruz para los niños de Madrid se unirá a la ya entregada el pasado diciembre al tenista Rafa Nadal. En una ceremonia presidida por Díaz Ayuso, se destacó su “descomunal palmarés deportivo, pero también sus méritos extraordinarios como persona”.

La Orden del Dos de Mayo tiene tres grados: Gran Cruz, Encomienda de Número y Cruz, según preeminencia. Solo tiene efectos de tipo honorífico y no implica ninguna prestación económica. Se puede conceder a personas físicas y jurídicas, e instituciones, nacionales y extranjeras, por actos o servicios relevantes para los ciudadanos y en general por su contribución al progreso político, económico, cultural, o social.