El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, han presentado la Tarjeta Familias, una nueva herramienta del Ayuntamiento para la atención social que permite cargar ayudas económicas destinadas a necesidades básicas que los usuarios pueden gastar en cualquier establecimiento de alimentación.

Acompañados del delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte, y de la concejala de Villaverde, Concha Chapa, y tras visitar el Centro de Servicios Sociales Eduardo Minguito para conocer de primera mano el trabajo diario de los profesionales del centro y los retos a los que se enfrentan, ambos han dado a conocer esta iniciativa impulsada por el Ayuntamiento con motivo de la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19, que nace con vocación de permanencia.

La Tarjeta Familias tiene varias ventajas para los ciudadanos. En primer lugar, no es estigmatizadora, ya que es similar a cualquier tarjeta bancaria y se usa en cualquier comercio, evitando las colas para la recogida de alimentos. Por otra parte, sirve para dar una respuesta homogénea en todos los distritos, ya que será la herramienta preferente para este tipo de ayudas en todos los centros de servicios sociales. Además, esta tarjeta, que se podrá entregar en cuestión de días, reduce el tiempo de espera que, en el caso de las ayudas de emergencia, antes del confinamiento podía ser de hasta cinco meses. Por último, permite acudir a cualquier establecimiento de alimentación de Madrid.

Alrededor de 27 millones de euros en ayudas

El Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, estima que desde hoy y hasta el 31 de marzo de 2021, el Ayuntamiento destinará alrededor de 27 millones de euros a ayudas tramitadas a través de estas tarjetas. La cuantía de las ayudas que se cargarán en ellas va de los 125 a los 630 euros al mes, dependiendo de la renta per cápita y del número de personas que forman la familia.

La instrucción de las tarjetas, que hoy mismo se ha hecho llegar a los 21 distritos, da prioridad a las familias con hijos, ya que en el cómputo de la renta familiar los hijos menores de edad cuentan como 1,3 adultos. La entrega de la tarjeta irá acompañada de un proceso de intervención social con los usuarios, de modo que se trabaje conjuntamente para superar la situación social que ha conducido a su solicitud con el objetivo final de que las familias disfruten de nuevas oportunidades.

Los ciudadanos pueden acceder a la Tarjeta Familias a través de los centros de servicios sociales municipales y de sus profesionales, que valoran la situación de la familia y diseñan un plan de intervención social del que la tarjeta es una parte. Es el trabajador social el que establece el tipo de intervención y la duración y cuantía de las ayudas en función de las necesidades y situación de las familias.

Las ayudas que se tramitan con la Tarjeta Familias se siguen percibiendo aunque el usuario haya solicitado el Ingreso Mínimo Vital o la Renta Mínima de Inserción. Sólo cuando se empieza a cobrar uno de los dos las ayudas de la tarjeta dejan de percibirse.

La respuesta social del Ayuntamiento

Almeida ha explicado que, durante la pandemia “muchas familias en situación de vulnerabilidad se vieron abocadas a situaciones desesperadas y atenderlas fue una prioridad para este Ayuntamiento, que consiguió, con el esfuerzo de más de 270 trabajadores sociales municipales, atender a más de 153.000 personas”. El alcalde ha señalado que entonces “se llevaron a cabo medidas urgentes, porque no queríamos que ninguna persona de la ciudad de Madrid se quedara sin alimentos y sin poder cubrir sus necesidades básicas y lo conseguimos gracias al esfuerzo descomunal de las juntas municipales de distrito y del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, pero lo urgente no puede tapar lo importante”. En este sentido ha destacado que “lo importante era regenerar un sistema que de verdad diera estabilidad y cohesión a los 21 distritos, que todas las personas que lo necesiten tuvieran la misma manera de proveerse de alimentos y eso es lo que hemos conseguido con la tarjeta que hoy presentamos”.

La vicealcaldesa, Begoña Villacís, ha agradecido el trabajo del equipo de profesionales de los servicios sociales “que son un ejemplo porque han estado operativos desde el primer día, muchas veces ampliando notablemente su jornada laboral, para conseguir de una manera muy ágil hacer llegar la ayuda alimenticia a las personas que más lo necesitaban o tramitar las ayudas oportunas en cada caso”. Villacís ha señalado que esta tarjeta, que llegará a unos 27.000 hogares, es diferente a otras ayudas porque “da la responsabilidad a las familias para que hagan sus propias decisiones de compra, para que puedan ir a los comercios locales si así lo desean, para que, en definitiva, tengan autonomía en su economía y, poco a poco, puedan salir de esta situación de vulnerabilidad”.

La Tarjeta Familias es parte de la respuesta social que el Ayuntamiento está dando ante la crisis social consecuencia del confinamiento y de la pandemia. En abril se aprobó la Ayuda de Emergencia Exprés, que permitió reducir al mínimo la burocracia y agilizar las ayudas. En junio se anunció el mayor refuerzo de personal de los servicios sociales en la historia del Ayuntamiento con 264 efectivos, que ya se está llevando a cabo.

La Tarjeta Familias, que se aprobó por unanimidad dentro de los Acuerdos de la Villa el pasado 7 de julio, forma parte de una gran reforma emprendida desde el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social que pretende situar los servicios sociales de Madrid a la vanguardia de España y de la Unión Europea.