María y Jesús son pareja y amantes de las muñecas. En 2018, tras muchos años de trabajo, decidieron lanzar la marca María & Jesús, un negocio dedicado a la creación y venta online de muñecas, bebés reborn y accesorios para todos ellos. Nosotros hemos tenido la suerte de hablar con sus creadores y conocer un poco más acerca de este mundo y su éxito durante la pandemia.

P: ¿Cuándo decidisteis crear la empresa?

R: Nosotros creamos la empresa en el año 2016. Empezamos vendiendo en Amazon todo tipo de productos: juguetes, sartenes…Tuvimos éxito vendiendo en Amazon Estados Unidos y por eso decidimos vender en Europa. En Europa conseguimos operar en grandes mercados, en Alemania, Francia, Italia y España y para ese entonces ya comenzábamos a vender algunas muñecas. Fue entonces cuando nos enamoramos de las muñecas y, dado que España es uno de los principales productores de muñecas a nivel mundial, conseguimos especializarnos. A partir de allí, lanzamos nuestra marca en el 2018 llamada María & Jesús.

P:¿Cómo es vuestro negocio?

R: Nosotros invertimos todo nuestro patrimonio en este negocio. No tenemos ni casa propia, vivimos desde hace muchos años en alquiler. Y básicamente nuestro negocio se divide en dos. Nosotros vendemos la muñeca tradicional, la muñeca de toda la vida. Y por otro lado, vendemos bebés reborn. Nuestra intención con estos segundos era diferenciarnos un poco del resto del mercado. Estos bebés pueden tener precios desde los 60 o 70€ hasta los 1000 o 2000€. Entonces nosotros, dada como está la situación, decidimos centrarnos en un bebé reborn artesanal con un precio en el mercado más asequible para todos los bolsillos. Nuestra intención era llegar a todos los niños y niñas y también a personas adultas. 

P: ¿Cuál es vuestro público? Las muñecas han estado siempre muy relacionadas con los niños pero ahora también son populares entre gente mayor

R: Nos atreveríamos a decir que el 70% de nuestro público es mayor. De hecho, nos encanta tratar con gente mayor. Nosotros decimos que no solo hacemos muñecas sino que hacemos una labor social. Nosotros colaboramos aquí en Madrid con un centro de personas con Alzheimer y les intentamos hacer la vida un poco más fácil. En España, aunque parezca mentira, hay muchísima gente mayor que utiliza las muñecas porque no las tuvieron en su infancia o gente mayor a los que les encantan las muñecas, es una afición más y les hacen mucha compañía. No porque tengan ningún tipo de enfermedad ni porque sean gente rara, algo que mucha gente cree.

P: ¿Cómo os ha ido como empresa durante la pandemia? ¿Habéis tenido mucha demanda?

R: Nosotros durante la pandemia hemos duplicado la facturación. A parte de porque es un negocio online y la gente tenía miedo de ir a las tiendas, también porque nuestro pago es a contra reembolso. Es decir, la gente paga cuando tiene su muñeca. Se olvidan de esta manera de las estafas, que hay muchas en este sector. Intentamos hacer el pedido mucho más fácil a la gente mayor, que tiene más dificultades para comprar por internet. Este negocio se basa en la confianza y en la venta personalizada y fácil para todos los clientes.

P: ¿Cuál es el producto más vendido?

R: Podríamos decir que tenemos dos productos más vendidos. Una es nuestra muñeca Manuela, que es una muñeca muy blandita con vinilo siliconado, con su efecto de caída de cabeza, sus rojeces, sus pliegues… Es un modelo muy asequible, con ropa simple y bien de precio. Y luego tenemos otro muñeco un poco más caro y que es la muñeca Ana. Es una muñeca muy similar a Manuela pero le añadimos un poco más de valor porque tiene ropa más de diseño, el trabajo de pintar es más artesanal porque le pintamos las venitas. Es algo más cara pero que también ha sido un éxito.

P: ¿Habéis conseguido vender fuera de España?

R: Nuestra página web la orientamos al mercado nacional y luego en Amazon es donde vendemos a nivel internacional. Vendemos en Francia, Italia, Alemania y Polonia.

P: Vuestro trabajo es muy manual, sois verdaderos artesanos. ¿Qué os gusta de esta profesión tan antigua?

R: Lo que más nos gusta es la fase de creación. Saber que tienes un producto que lo has diseñado tú, que no depende de ningún otro fabricante. Es un producto que has diseñado desde cero dándole tu toque. Al final es un producto que funciona, que gusta. Todo lo que se hace artesanal, al gusto de uno mismo, te crea emoción.

P: ¿Cómo es el proceso de creación de estos muñecos y dónde lo hacéis?

R: Nosotros actualmente tenemos dos talleres en Alicante. Nosotros nos encargamos de todo el proceso: estructura, diseño de la ropa, diseño de las cajas, de todos los modelos…En la empresa somos María y Jesús pero damos trabajo a todo el sector español. Desde escultores, diseñadores, peluqueras, horneadores, empresas de distribución… La idea es no sacar nuestro negocio fuera, no traer el material de China, como hacen otras marcas, sino hacer un producto 100% español.

P: ¿Os animaréis a tener una tienda física?

R: Nosotros llevábamos trabajando por cuenta ajena muchos años y los dos perdimos el trabajo por reestructuración de las empresas y decidimos que queríamos tener nuestro modelo de negocio y tener algo diferente a lo que hacía la mayoría de la gente. Aunque estamos todo el día pensando en nuestro negocio, nos da libertad. Nos gusta el modelo que tenemos, la web. Nosotros valoramos esa libertad, el poder trabajar dónde queramos, cuándo queramos…